Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

En todos los grandes acontecimientos de la historia de Cuba que transformarían el destino de la Patria, ha sido decisivo la participación de la juventud. Eso se manifiesta en el levantamiento de Cienfuegos, entre los cuales se destacan Dionisio San Román y Alejandro González Brito, ambos exoficiales de la Marina de Guerra que pasaron a formar parte del martirologio del levantamiento popular del 5 de septiembre de 1957.

 

 

Este levantamiento no fue concebido como un hecho aislado, era parte de un plan, calificado por el Comandante en Jefe como "ambicioso" por su amplitud y complejidad. Desde el año 1956, un grupo de marineros (soldados y cabos) de la base de Cienfuegos, habían realizado contactos con el Movimiento 26 de Julio, con la idea de realizar el levantamiento cuando se aproximara el desembarco del Granma y el levantamiento del 30 de noviembre de Santiago de Cuba, pero no fue posible.

Luego cuando ya se luchaba en la Sierra Maestra, persistio la idea del levantamiento: con el apoyo de marineros revolucionarios, tomar las armas de Cayo Loco, avanzar hacia a las montañas del Escambray, organizar las fuerzas en estas montañas y constituir un segundo frente guerrillero.  Se previó inicialmente para el mes de abril, no fue posible. Se planificó después para el 28 de mayo de 1957,  pero los 35 combatientes del Movimiento, que se encontraron en una casa alquilada fueron denunciados, rodeados por la policía y arrestados.
No se desiste de la idea del levantamiento y ésta vez el plan definitivo del 5 de septiembre de 1957 comprendía:

1. Una nave de guerra zarparia del Puerto de La Habana, al pasar por la entrada de la Bahía, les caería a cañonazos al Palacio Presidencial, al Estado Mayor de la Marina y se situaría frente a la costa en las inmediaciones de "Columbia" que era la sede del Cuartel General del Ejército.

2. Se suponía que inmediatamente la Marina enviaría otras unidades navales a perseguir aquella embarcación, en las cuales iban varios oficiales y marinos revolucionarios, los que tomarían el mando  y se unirían a la sublevación.

3. Era de esperar que las Fuerzas Aéreas de San Antonio de los Baños recibieran la orden de atacar los barcos y un grupo de pilotos revolucionarios alzarian el vuelo y lejos de atacar a las embarcaciones, amenazarian al campamento militar y le exigirian el derrocamiento del gobierno.

4. Simultáneamente las milicias del 26 de julio, con el apoyo de algunos elementos revolucionarios tomarían la Radiomotorizada, otro grupo la CMQ y un tercer grupo atacaria las estaciones de la policías.

5. Al mismo tiempo se produciría el levantamiento de Cienfuegos.

6. Se pondrían en práctica los planes de Santiago de Cuba, que no pudieron ser coordinados a última hora por el arresto de uno de los dirigentes de aquel grupo de oficiales jóvenes y revolucionarios.

El 30 de agosto la Dirección del M-26-7 se reunió con los distintos representantes que participarían en la acción y aprobaron que se produjera el 5 de septiembre. Ciertos factores impidieron que el plan se ejecutara.

¿Qué ocurrió?

A última hora se suma un grupo de oficiales de mayor graduación de la Marina, que se reúnen el 4 de septiembre con motivo de las fiestas tradicionales batistianas en el Arsenal de Casa Blanca y en esa reunión de modo unilateral deciden posponer el alzamiento por 24 o 48 horas.
El Alférez de Fragata Castiñeira, dirigente del grupo de oficiales de la Marina, se opone terminantemente por falta de tiempo para suspenderlo y a pesar de sus esfuerzos no le resultó posible. Así se pone en juego todo lo que se había logrado.

En horas del atardecer del día 4, el compañero Camacho Aguilera, que dirigiría la acción en Cienfuegos por el M-26-7, sale de la capital junto a Dionisio San Román, designado como jefe militar en esta ciudad por el grupo de oficiales jóvenes. Ellos, los pilotos de las Fuerzas Aéreas, ni la Dirección del M-26-7 recibieron el aviso sobre la suspensión del levantamiento.

Al amanecer del día 5 los grupos de acción y los milicianos concentrados en la Habana para ejecutar el plan,  esperaron por los cañonazos del  buque de la Marina, que era la señal establecida para iniciar las acciones y no se da la señal.
Todos estos factores posibilitaron que el levantamiento solo se realiza en la Ciudad de  Cienfuegos el.5 de septiembre de 1957.

Sobre las 2:00 de la mañana, el grupo de marinos del distrito naval de Cienfuegos, bajo el mando del Cabo Ríos tomó las postas y propició la entrada de Camacho, San Román y de 4 compañeros del M-26-7. Arrestaron al.jefe de la base y a los Oficiales que no eran confiables y se les sumó la inmensa mayoría de la guarnición de Cayo Loco y se dieron las primeras órdenes:

1. Arrestar al  Comandante de la guardia rural, quien logró escaparse.

2. El Cabo Ríos con su grupo tomar la policía marítima, fue tomada rápidamente.

3. Otro grupo, tomar la estación de radio, las comunicaciones y otros sitios y atacar la Estación de policías de Cienfuegos que resistió algo más de una hora y se rindió.

El oficial que quedó al frente del Cuartel de la Guardia Rural trató de Parlamentar con los dirigentes revolucionarios, pero en realidad lo que hizo fue ganar tiempo para el apoyo del Tercio Táctico de Santa Clara.

El pueblo de Cienfuegos se sumó a la sublevación, primero 60  o 70 combatientes del M-26-7 y después todo el pueblo, hombres, mujeres y hasta niños adolescentes se aparecieron allí pidiendo armas para luchar y las armas se repartieron entré el pueblo.
Desde muy temprano empezaron a llegar los aviones, algunos no querían bombardear y otros si. Atacaron el Cayo y otras posiciones de los revolucionarios, ocurrieron numerosos combates y grandes actos de heroísmos.

Sobre las 12:00 del día llegaron los primeros refuerzos del Tercio Táctico y movilizaron refuerzos del Regimiento de Matanzas, de la Cabaña, el Regimiento Blindado de Columbia y los aviones se mantuvieron en el aire todo el tiempo.

Fue admirable el comportamiento de los revolucionarios, de los combatientes del M-26-7, de los marinos y del pueblo.
Al atardecer todavía Cienfuegos estaba en poder de los revolucionarios y del pueblo y aún bajo las bombas se reunieron y tomaron la decisión de retirarse del Cayo.

Después San Román tomó la cañonera 101 (guardacosta), el cabo Ríos queda al frente de los marinos y protege la retirada del compañero Camacho y demás dirigentes del M-26-7. Los marinos se hicieron fuertes en el colegio San Lorenzo, allí estaba el teniente Dimas Martínez un verdadero héroe del levantamiento, al acercarse la noche les pidieron a los dirigentes del M-26-7 que se retiraran, dos ideas pudieron influir en esto: una; ellos tenían menos práctica militar y quedaban muy pocas balas; la otra, tal vez que a los civiles los asesinarian y a los marineros no, gracias a ellos salvaron la vida varios de esos combatientes.

Ellos permanecieron combatiendo hasta horas de la madrugada y sitiados. Nadie sabe cómo fue el final, porque no quedó uno solo de los marinos, no sobrevivió ninguno, se piensa que se les agotó las municiones, con seguridad fueron capturados y asesinados. Mientras que Dionisio San Román y Alejandro González Brito,, eran trasladados hacia a La Habana y corrían iguales destinos.

¡Cuan diferente hubiese sido, si el plan no hubiera fallado! Fue muy grande el costo de este sacrificio. Fidel en el XX Aniversario afirmó:

"...el hecho del levantamiento de Cienfuegos significó un aliento moral extraordinario para los combatientes de la Sierra Maestra. Ya la tiranía no podía continuar hablando de la unidad de sus Fuerzas Armadas".

¡GLORIA A LOS MÁRTIRES DEL 5 DE SEPTIEMBRE!

Tomado de: "Sobre Olas" Milagro Gálvez Aguilera. Fallecida Historiadora.

Recopilado: Hipólito Rodríguez Silva.Historiador de la Aduana de Cuba