Informa la Aduana ante el Parlamento cubano

La Habana, Cuba.- La labor y la moral de los aduaneros tiene que estar a la altura de la dignidad, el honor y el prestigio de la Revolución; hacia ese objetivo va nuestro esfuerzo, aseguró el vicealmirante Pedro Miguel Pérez Betancourt, jefe de la Aduana General de la República, al informar ayer a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular acerca del trabajo de la institución.


Esta constituye un órgano de control en frontera y en la actividad interna vinculada al comercio exterior, que garantiza la seguridad y protección de la sociedad socialista y de la economía nacional, así como la recaudación fiscal y las estadísticas del comercio exterior, a través del cumplimiento de las políticas estatales de competencia aduanera para el tráfico internacional de viajeros, mercancías y medios de transporte.

Las 12 aduanas existentes en el país reúnen a más de 3 000 trabajadores; cuentan con un Cuerpo de Inspectores y una Escuela Nacional de Formación Aduanera.

Pérez Betancourt explicó que como parte del programa de modernización emprendido hace más de una década, se ha logrado que el proceso de despacho comercial se encuentre automatizado, lo que ha permitido reducir el tiempo de tramitación que utiliza el declarante mediante la presentación de la declaración de mercancías por vía electrónica. Además, se labora en la digitalización y transmisión vía electrónica de todos los documentos complementarios que acompañan la declaración de mercancías y que forman parte de la formalización del despacho.

Los principales resultados en la esfera de la informática, dijo, se han centrado en la realización de la reingeniería del Sistema Único de Aduanas (SUA), inicialmente con fuerzas propias y en la actualidad con la cooperación de la Universidad de Ciencias Informáticas, lo cual permite tener un sistema con herramientas más modernas y potentes.

El SUA automatiza los cinco procesos aduaneros (despacho comercial, no comercial, de viajeros, de medios de transporte y de postal y envío), posee una base de datos única y centralizada, a la que acceden en línea todas las aduanas del país.

Destacó como un resultado importante la implementación de sistemas de básculas de peaje, garantizando agilidad en el trámite.

Informó que durante el 2009 se elevó el enfrentamiento a la actividad ilícita, detectando casos de intento de extracción de medicamentos, tráfico ilegal de tabaco y de metales preciosos, entre otras infracciones.

Explicó que en función de contribuir a mejorar la imagen de la Aduana y actuar de manera más ágil y efectiva ante las quejas, denuncias o cualquier información que brinde o requiera el pasajero, se ubican supervisores de aduanas en las terminales de los aeropuertos.

Resaltó que está en práctica un plan de medidas evaluado mensualmente, dirigido a elevar la disciplina, la ética, la superación de los trabajadores aduaneros, la calidad y agilidad del servicio y el enfrentamiento a cualquier manifestación de corrupción o ilegalidades.

Una de esas medidas es la debida selección y comprobación del personal que ingresa a esta institución, por lo que se nutrirán, entre otros, de jóvenes licenciados del Servicio Militar.

Durante la jornada matutina Pérez Betancourt y otros funcionarios de la Aduana mantuvieron un amplio intercambio con los diputados, quienes pusieron sobre el tapete diferentes problemáticas que hoy dañan la imagen y la actuación de los aduaneros: trato inadecuado a los usuarios, demora en los trámites, aglomeración en los aeropuertos, poca información a los viajeros de las reglamentaciones establecidas, entre ellas, de los artículos que pueden transportar.

Los parlamentarios apuntaron, además, la necesidad de actualizar e integrar las normativas jurídicas que rigen la actividad aduanera.

En definitiva, la imagen que se lleve el viajero estará en dependencia del trato que reciba en la Aduana, punto de arribo y salida al país.

(Granma)