Aduaneros avileños trabajan en la reconstrucción del Aeropuerto Internacional Jardines del Rey

El huracán Irma, con vientos máximos sostenidos de más de 250 Km/h, se ensañó sobre la mayor parte de Cuba, siendo la cayería norte de Ciego de Ávila uno de los lugares donde más hizo sentir su furia, causando enormes daños a poblados costeros instalaciones turísticas, incluyendo el Aeropuerto Internacional Jardines del Rey.

 

Días antes, al decretarse por parte de la Defensa Civil Nacional las fases de alerta y alarma ciclónica, la Dirección de la Aduana de Despues del IrmaCiego de Ávila trazó estrategias para minimizar los daños por lo que, cumpliendo los planes establecidos, se resguardaron los equipos y medios de trabajo en zonas seguras y se creó un grupo de apoyo que velaría por el cumplimiento de las medidas a adoptar en estos casos.

Aunque al paso del meteoro la instalación aeroportuaria no sufrió daños estructurales importantes, la belleza y funcionalidad de la Terminal quedó reducida a cristales rotos, paredes en el suelo y falsos techos que ya no estaban en su lugar.

Sin embargo, a pocas horas del paso del huracán y al llamado de la máxima dirección del País, los aduaneros de Ciego de Ávila, junto a trabajadores de la aviación civil, inmigración y otros organismos unieron sus esfuerzos con el objetivo de poner en funcionamiento el Aeropuerto Internacional Jardines del Rey a tiempo para la temporada alta turística, tarea en la que están inmersos en la actualidad y en la marchan con buen ritmo en su consecución.

El paso de Irma por la provincia de Ciego de Ávila, a la par de la destrucción que causó, sirvió para fortalecer la preparación del cuerpo de oficiales de aduanas de Ciego de Ávila, así como afianzar los valores de solidaridad, unidad, sentido de pertenencia y patriotismo.