El Departamento de Análisis del Aeropuerto Internacional José Martí, seleccionó para el control a un pasajero resultando que transportaba 82 cápsulas de cocaína líquida ingerida con un peso de 1,1352Kg.