ENFRENTAMIENTO A LOS ILÍCITOS ADUANEROS

La Aduana Cubana utiliza todos los recursos y esfuerzos en incrementar la protección y seguridad de nuestra frontera.  Enfrentamos un mundo convulso y complejo en el que el terrorismo de estado, constituye la mayor expresión de este fenómeno.  El Narcotráfico Internacional y el Crimen Organizado, son hoy una amenaza real para todos los pueblos.

Este esfuerzo se concentra en la lucha al:

  • Tráfico ilegal de armas, explosivos, municiones, medios, sustancias químicas, biológicas y radioactivas que puedan dañar al hombre y al medio ambiente.

  • Tráfico de drogas y sustancias precursoras.

  • Prevención sobre el consumo de drogas , estupefacientes y  psicotrópicos.

  • Obstaculizar la circulación de publicaciones obscenas, pornográficas y asociados a la pedofilia.

  • Obstaculizar la entrada de medios, materiales o artículos, que puedan ser utilizados con fines de atentar contra la estabilidad del proceso revolucionario en el orden político, económico y social a través de  actividades subversivas en todas sus manifestaciones, actos terroristas y otras acciones ilícitas que ponen en riesgo la seguridad del país.

  • Detección de medios y materiales que indiquen posible tráfico ilegal de personas.

  • Contrabando de mercancías, extracción ilegal de divisas, medicamentos, metales preciosos.

  • Extracción ilícita de tabaco y habilitaciones (anillos, sellos, etc)

  • Violaciones de la normativa aduanara previstas para el control de los MTI, cargas y viajeros.

Para el logro de estas misiones y objetivos, la aduana cubana prepara constantemente a sus fuerzas, tanto desde el punto de vista técnico y profesional como desde el punto de vista político-ideológico a través de la Escuela Nacional de Formación Aduanera, programas organizados por la Organización Mundial de Aduanas (OMA) y otras instituciones internacionales y Aduanas con las que se tienen acuerdos de cooperación.

Se trabaja acopiando el máximo de información que permita un adecuado manejo de riesgos en función de la selección de blancos, aplicándose medidas graduales de control desde las no intrusivas hasta las intrusivas en la medida en que se van haciendo evidentes los indicios de actividad ilícita en los infractores.

Dentro de los controles que realiza la Aduana está el tercer nivel o lo conocido como inspección aduanera a posterior, que constituye una comprobación fuera de los recintos aduaneros, que puede ejecutarse dentro de los (cinco) años posteriores al momento en que se concluye el despacho de las mercancías, basada fundamentalmente en un examen y evaluación de los documentos, sistemas automatizados, operaciones y registros, de aquellas personas vinculadas a las operaciones de importación y exportación, incluyendo los transportistas de las mercancías, a fin de detectar cualquier violación de la normativa aduanera.

Para toda su actuación, los inspectores de la aduana se apoyan en la normativa establecida por los organismos con incidencia en frontera, la Ley de Aduana y lo establecido en diversas normas y convenios internacionales de los cuales Cuba es signataria.

Formamos parte del Sistema Global  de Oficinas Regionales de Enlaces de Inteligencia, específicamente de a Oficina Regional del Caribe, acopiando, evaluando y diseminando información sobre ilícitos aduaneros a través de la Red de Enfrentamiento Aduanero (CEN), facilitando la cooperación de nuestro país con el resto de las aduanas miembros, a través del intercambio de información y el intercambio de las mejores experiencias y prácticas aduaneras.