Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Por estos días en los que la solidaridad del desconocido toca a tu puerta tan fuerte como la del amigo, es claro percibir que todos tenemos qué aportar a la batalla contra la pandemia. Están en la primera fila quienes se mantienen hoy en su puesto laboral, porque son de los indispensables, y los siguen quienes fueron incorporados en otras tareas, porque hace falta echarle una mano al personal de los centros de salud, o los que arduamente intentan llevar los alimentos a la mesa de la familia cubana.


Entre todos ellos y muchos otros, están ellas, las mujeres cubanas, quienes en tiempos corrientes trabajan fuera y dentro del hogar; o las que solo se dedican al cuidado de los adultos mayores de su familia, y ahora intensifican la protección. La labor de las mujeres en nuestro país no es más importante que la de los hombres, quienes también combaten diariamente contra el nuevo coronavirus, pero es igual de necesaria.
La mujer aduanera de igual forma ha demostrado su valía y entrega en tiempos de pandemia. Muchas han continuado en las fronteras realizando operaciones y acciones humanitarias imprescindibles para el país. La cooperación, traslado y recibimiento de nuestros médicos prestos a misiones internacionales y luego de regreso a la patria ha sido una de las labores fundamentales tanto de hombres como de mujeres aduaneras. La incorporación a pesquisas, mensajería y apoyo a los más vulnerables, la  permanencia en puestos esenciales dentro de la Aduana, entre otras muchas misiones han sido asumidas por estas valientes mujeres. A pocos días de conmemorar el 60 Aniversario de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) las mujeres y aduaneras cubanas ratificamos nuestro apoyo al presidente y a Cuba, haciendo revolución, enfrentando nuevos retos y cosechando victorias.